Galicia > la cultura > artesanía

Las manos de los gallegos han elaborado a lo largo de los siglos todos los utensilios que les fueron necesarios en sus quehaceres. De esta artesanía básicamente rural aún quedan excelentes muestras, reflejo de este arte popular traspasado de generación en generación. La cestería, la alfarería, la madera y los tejidos son los campos donde más ha destacado la capacidad creadora del gallego, dando frutos de gran valor funcional y artístico.

Materiales como la madera, el mimbre o la paja son tratados por expertas manos dando lugar a formidables muestras de cestería galaica. Los sombreros de Noia nacen del hábil trenzado de la paja, elemento también utilizado para las "corozas", tradicionales capas-con caperuza y pantalones incluidos- típicas de la región del Miño, que hasta hace poco tiempo eran utilizadas como impermeables por los campesinos. El mimbre y tiras de roble son los materiales utilizados en la confección de las "olas", jarras utilizadas para transportar el vino, convenientemente recubiertas de brea por el interior. De todas estas manifestaciones artesanas aún puede encontrar el viajero fieles ejemplos, mezclados con copias confeccionadas con nuevos materiales sintéticos.

La alfarería gallega alcanza sus más altas cotas en centros productores como Buño, Niñodaguía, Bonxe, Lestrove o Gundibós. Las ferias de los pueblos muestran esta cacharrería artesanal de variadas formas y barnizadas en tonos terrosos o verdes, como la tierra que les da su ser. Quizás los más famosos representantes de este arte sean los cuencos para queimada, utensilio imprescindible de toda cocina o "lar" de Galicia. Por último, es de justicia destacar la porcelana de Sargadelos, auténtico símbolo de la artesanía gallega, que surge de una fábrica inaugurada en 1804 y que en la actualidad lleva a cabo una interesantísima actividad docente y de investigación.

Los utensilios de madera siguen siendo utilizados en la actualidad tal y como eran utilizados hace siglos. Dejando a un lado todos los aperos empleados en las tareas del campo, hay que destacar el crisol de piezas de vajilla o los famosos zuecos, calzado empleado por los aldeanos cuando la lluvia riega la tierra que trabaja.

Al campo doméstico ha quedado reducida en su mayor parte la otrora pujante artesanía textil. Este abandono parcial ha traído como consecuencia el mantenimiento de la pureza en la elaboración de los diferentes tejidos tradicionales hechos de lino y lana. El viajero interesado en la artesanía textil no debe dejar Galicia sin antes observar la elaboración del encaje de Camariñas con sus propios ojos; todo un arte de dificultad extrema dominado a la perfección por las expertas manos de las mujeres de esta localidad coruñesa.

Fuera del marco de estas cuatro grandes artesanías podemos encontrar otros no menos pintorescos como la platería compostelana, con el azabache a la cabeza dando nombre incluso a una de las puertas de la catedral santiaguesa, o los exvotos de masa de pan del santuario de San Andrés de Teixido, al que, como reza el refrán "vai de morto quen non vai de vivo".

 

 
tour galicia
›› Camino de Santiago
›› La Cultura
 › Artesanía
 › Gastronomía
 › Fiestas
 › Lengua
›› La Economía
›› Las gentes
›› La Historia
›› La Tierra
›› Rías Gallegas
›› Turismo Rural
 
 
© 1997 - VISUALPUBLINET Comunicación Digital | 902 170 330 | info@visualpublinet.com